El plástico es un material reciclable, altamente explotado por la industria, por su resistencia, durabilidad, ligereza y bajo costo. Puede tener muchas aplicaciones y es habitualmente utilizado, pero ¿desde cuándo?

Desde el uso de materiales naturales elásticos hasta el primer polímero, la historia del plástico abarca decenas de siglos. Sepa cuáles son sus orígenes y quiénes fueron sus sucesivos inventores.

 

¿Qué es el plástico?

Antes de remontarnos a los orígenes del plástico, volvamos a la definición de este material tan extendido. Derivado del término latino plasticus, que a su vez proviene del griego antiguo plastikós (“relativo al modelado”), la palabra tal como se utiliza hoy en día se refiere a un polímero, es decir, un conjunto de moléculas que constituyen un material totalmente sintético.

Las características del ensamblaje diferencian los tipos de plástico que se pueden encontrar hoy en día, algunos de los cuales son reciclables: el polietileno (el más común, a menudo utilizado para envases), el policloruro de vinilo (conocido como PVC) o el polipropileno (de los cuales están hechos muchos envases de alimentos), por nombrar algunos.

Pero podemos encontrar algunas de las propiedades atribuidas al plástico industrial en materiales de origen natural, cuyo uso se remonta mucho más lejos.

 

Materiales naturales con propiedades elásticas en el origen de los plásticos

Aunque la invención del plástico sintético se remonta a mediados del siglo XIX, el uso de materiales naturales con propiedades elásticas es mucho más antiguo.

Por ejemplo el látex, que ya se utilizaba en Sudamérica 1.600 años a. C. Esta savia maleable del árbol Castilla elastica, se utilizó para hacer bolas o figuritas, a través de un proceso de separación del agua y solidificación.

Este caucho natural, utilizado principalmente por los aztecas, fue descubierto por los colonos americanos en el siglo XV, y también hizo posible la fabricación de botellas, botas y otros objetos de uso cotidiano. Su resistencia y durabilidad lo convirtieron en una solución óptima para evitar los inconvenientes, como la fragilidad o el peso, de materiales tradicionales como la madera o el metal.

Es necesario efectuar un salto de algunos siglos para ver los comienzos del plástico tal como lo conocemos hoy en día, después de varias décadas de trabajar el caucho.

 

La parkesina o celuloide, génesis del plástico

A mediados del siglo XIX se produjo una serie de innovaciones que darían vida al plástico.

El marfil, comúnmente utilizado, es cada vez más escaso y caro: se hace necesario reemplazarlo por un material más barato. Fue en 1856 cuando se creó el primer plástico, hecho de ácido nítrico, etanol y celulosa, en el laboratorio de Alexander Parkes, un químico británico. Este material innovador se llama Parkesina, que se corresponde, hoy en día, al celuloide.

Este primer invento permitió economizar recursos naturales y fue reivindicado por los hermanos Hyatt, científicos estadounidenses, que buscaron un material que reemplazara al marfil para la fabricación de bolas de billar. Pero la justicia declaró a Clarkes como el verdadero inventor.

 

Del descubrimiento a la producción industrial de PVC

Pocos años después de la aparición de la Parkesina, el proceso se mejoró para dar vida a la Galalita, un plástico hecho a partir de la caseína, cuyo método de fabricación se mejoró a principios del siglo XX.

Al mismo tiempo, el policloruro de vinilo (conocido como PVC) fue descubierto por casualidad, en 1835 por el francés Henri Victor Regnault y en 1872 por el alemán Eugen Baumann. El polímero aparece, solidificado, en botellas de cloruro de vinilo después de la exposición a la luz solar. Pero la reproducción del proceso no se consolidó hasta unas décadas más tarde, y su producción industrial no se lanzó hasta los años 30, en particular por la empresa Union Carbide en 1933.

 

La baquelita, el primer paso en la era de la industrialización del plástico

Después del descubrimiento del PVC, fue la Baquelita la que hizo su aparición, llamada así por su inventor, el químico belga Leo Hendrik Baekland, en 1907. Fabricada a base de formaldehído y fenol (compuestos derivados del petróleo), es el primer plástico “verdadero”, 100% sintético.

La brillante innovación lo convirtió en el primer plástico producido a gran escala, aunque la comercialización masiva de este material revolucionario no llegó hasta el período de posguerra.

El poliestireno, producido por la empresa alemana I.G. Farben, y el nylon, desarrollado por el equipo de investigación de Carothers, también se convertirán rápidamente en los plásticos líderes en la escena industrial.

Mientras que muchos plásticos sintéticos se han puesto en el mercado desde entonces, las tendencias se están moviendo hacia un retorno a lo natural, con la invención de plásticos basados en materias vegetales, biodegradables y compostables.