¿Cómo responde el packaging a las demandas de las generaciones Y y Z ?

¿Cómo responde el packaging a las demandas de las generaciones Y y Z ?

Uno de los principales roles del envase de producto es principalmente funcional. Protege el producto durante su transporte y manipulación, e informa al consumidor de lo que contiene en el punto de venta. Sin embargo, otra función del envase también es la del marketing. De hecho, participa activamente en el resaltado y puesta en valor de las propiedades del producto. Desde las pistas más discretas, hasta los métodos más inventivos: existen múltiples maneras de hacer las cosas en este aspecto en el diseño del envase. ¿Cómo se convierte el envase en un verdadero transmisor de las propiedades del producto?

 

Crear una identidad sólida a través del envase

Cuanto más fuerte sea la identidad de un producto, más destacará el envase el carácter único y especial del mismo.

Algunos productos son emblemáticos en el imaginario colectivo, casi legendarios, a veces. Hay muchos ejemplos: botellas y latas de la marca Coca-Cola, los botes de Nutella…

¿Qué tienen en común todos estos productos? Su envase es reconocible entre mil. Saltan a la vista de los consumidores en un punto de venta minorista, y son capaces de atraerlos todavía más. Así, en un contexto de ventas en el que las compras son en su mayoría no planificadas, y esta tendencia aumenta con los años (según un estudio POPAI “Shopper Engagement Study”, 2012), este aspecto es un activo real para impulsar las ventas. Este fenómeno también se refleja cuando se pronuncia la marca: la representación mental del producto inmediatamente viene a la mente. Todos estos productos tienen una identidad propia, y por lo tanto se destacan de otros productos. Si tomamos como ejemplo la botella de Coca-Cola, el color rojo es una característica fuerte de la marca, porque es muy atípica en el sector de las bebidas. La originalidad no es el único criterio para crear una identidad sólida a través del producto: la recurrencia y persistencia de los elementos de identidad es otro. Si tomamos nuestro ejemplo, el diseño de la botella ha cambiado muy poco durante varias décadas. Por lo tanto, la durabilidad del diseño de envases también tiene un papel que desempeñar en esta estrategia.

 

Crear una coherencia entre las cualidades del producto y el envase

El envase es el equivalente al lenguaje no verbal: ¡habla de las expectativas del producto sin usar palabras!

El segundo punto fuerte del envase, en su aspecto de marketing, es su coherencia con las expectativas del producto. Básicamente, está diseñado para proteger el producto lo mejor posible, incluyendo el respeto de ciertas normas sanitarias y/o de seguridad cuando lo requiera la reglamentación. También se piensa a menudo para resaltar el producto en sí, pero no siempre en la expectativa del producto, que sin embargo es diferente.

Varias maneras se pueden utilizar para lograr esto, desde las más simples hasta las más originales. Por ejemplo, el color es una palanca muy clásica para mejorar las expectativas del producto. El ejemplo más revelador es el de las botellas de agua: todas tienen un color azul, verde y/o transparente, recordando así las dos expectativas fundamentales del agua: su poder refrescante y su “pureza”. Un experimento del investigador Nicolas Guéguen, en psicología de marketing, ha demostrado que las bebidas consumidas en vasos azules son percibidas como más refrescantes, lo que demuestra claramente la influencia del envase en la apreciación de un producto.

 

Demostrar la eficiencia del producto a través del envase

Una demostración efectiva de la expectativa del producto a través del envase es muy eficaz cuando está bajo control.

Otras marcas van mucho más allá y hacen del envase una demostración de la eficiencia del producto. Por ejemplo, Nike lanzó un modelo de calzado, el Nike Free 5.0, en 2014. El principal argumento del producto es contener una suela ultra flexible, adaptándose así en la medida de lo posible a los pasos de los deportistas. Así que la marca no dudó en empaquetar el calzado en cajas muy pequeñas. Al abrir la caja, el calzado estaba plegado y recuperaba su forma original después de una larga estancia en el embalaje. Ya sea en la tienda durante la prueba, o al desenvolver en casa, la demostración seduce de inmediato. Bonus no insignificante: la marca también aportó un argumento ecológico: la reducción en el tamaño de las cajas permitía ahorrar una cantidad considerable de cartón en la fabricación.

La expectativa del producto se puede promover mediante el envasado a través de varios métodos, ya sean explícitos o implícitos para el consumidor. La investigación en psicología del marketing tiende a confirmar, a través de varios estudios empíricos, que los esfuerzos realizados en envases para impulsar las expectativas del packaging, tienen efectos reales en el comportamiento de compra. Sin embargo, será necesario estar atentos a la coherencia entre las expectativas vendidas por el envase y las del producto, para garantizar un marketing ético, y unas expectativas que se vean cumplidas por el producto.

Para obtener más información, encuentre nuestras diversas soluciones o póngase en contacto con nuestros servicios 

¿Qué tipo de envase es el más adecuado para garantizar la frescura del producto después de la apertura?

¿Qué tipo de envase es el más adecuado para garantizar la frescura del producto después de la apertura?

El consumidor desea evitar el desperdicio de alimentos y preservar todas las cualidades nutricionales y de sabor del producto adquirido. Para evitar que el sabor disminuya y los alimentos en cuestión conserven su frescura, es necesario optar por un envase perfectamente adaptado. La frescura de un producto se puede alterar al entrar en contacto con el aire exterior, por lo que la bolsa debe actuar como una barrera hermética impenetrable. Por consiguiente es importante observar con todo detalle la oferta que proponemos y determinar qué tipo de envase corresponde a sus necesidades.

 

Un material de envasado que promete una conservación perfecta

Cuanto más fresco es un producto, más se aprecian sus cualidades energéticas, gustativas y nutricionales. Esta es la razón por la que el envase que lo contiene debe actuar como un escudo contra las perturbaciones procedentes del exterior. La luz, el calor y el aire ambiental afectan a la calidad del producto y reducen su frescura. En Flexico creamos bolsas de plástico para todo tipo de productos y alimentos. En el caso de los productos frescos, existen soluciones preferentes.

Entre nuestra gama, encontrarán bolsas de un solo material y bolsas de materiales complejos. Para bolsas de materiales complejos, los envases Sensogrip y Zipgrip son una buena opción para mantener la frescura de los alimentos. Hechos con una mezcla de varios materiales, incluyendo PET y PE, actúan como una barrera ideal para el oxígeno. Además, su sistema de apertura y cierre simple y práctico hace que sea fácil llegar al producto o alimento deseado. Sin embargo, estas bolsas complejas de alto rendimiento son más difíciles de reciclar. Pero como industriales responsables, trabajamos continuamente para mejorar este aspecto.

Los consumidores son cada vez más reacios a desechar productos que han perdido parte de su brillo. Por un lado, porque el coste de la vida se vuelve más caro, y por otro lado porque está fuera de discusión tirar un producto a la basura cuando todavía es consumible.

Pero si quieren mantener un producto fresco, es necesario que las bolsas utilizadas diariamente se abran y cierren fácilmente. Flexico fabrica varios sistemas de cierre, siempre con el objetivo de proporcionar una gama innovadora y respetuosa con el medio ambiente.

 

Un sistema de cierre que garantiza un buen hermetismo

En la fase de elección del material o materiales preferibles, resulta ineludible centrarse en el sistema de cierre a adoptar. La gama de cierres de Flexico está particularmente desarrollada para satisfacer las múltiples expectativas de los consumidores. El sistema de cierre es un elemento esencial de la bolsa de plástico: lucha contra los malos olores, garantiza la frescura de los alimentos y conserva las cualidades gustativas del producto. En la actualidad, nuestra empresa desarrolla varios tipos de cierre (cremallera, cursor, tin-tie, adhesivo…), pero es importante tener en cuenta que no todos los cierres satisfacen las mismas necesidades.

Para encontrar el cierre adecuado a sus envases, es necesario definir sus necesidades y las de sus clientes:

  • ¿Cómo se consume mi producto? En el caso de los productos frescos, el consumo suele ser muy rápido, pero también se puede consumir en varias veces que asimismo implican varias aperturas y cierres de la bolsa.
  • ¿Mi envase es fácil de usar?
  • ¿Cómo puedo preservar al máximo las cualidades gustativas de mi producto?

Este punto es esencial para fortalecer su elección.

De hecho, nuestros cierres Sensogrip y Zipgrip son óptimos para garantizar la frescura de los productos ya que limitan la exposición al aire, al vapor de agua y, en consecuencia, las alteraciones causadas por el contacto con el exterior.

 

¿En qué caso debe preferirse un cierre Zipgrip o Sensogrip?

La bolsa Sensogrip tiene un cierre intuitivo: no hay necesidad de alinear los dos perfiles de la bolsa para cerrarla correctamente. Su cierre multi-guía, el más hermético disponible en el mercado, garantiza una protección óptima de los alimentos, incluso después de varias aperturas consecutivas. Por lo tanto, todas las propiedades del producto están protegidas y conservadas.

En cuanto al envase Zipgrip, la opción “Clicky” advierte a los consumidores del cierre perfecto de la bolsa. Gracias a su efecto táctil y sonoro, este perfil de cierre es el preferido por las industrias que quieren garantizar a sus clientes una bolsa correctamente cerrada.

¿Por qué muchos productos están envasados en plástico?

¿Por qué muchos productos están envasados en plástico?

Objeto de estudio durante décadas, el plástico comenzó a producirse industrialmente en la década de los años 30. Hoy en día, este material parcialmente reciclable se fabrica al ritmo de varios cientos de miles de toneladas al año.

Pero, ¿por qué el plástico es ampliamente utilizado por las industrias? Higiene, seguridad, calidades de conservación, resistencia… Echemos un vistazo a las razones para elegir el plástico como material de embalaje.

 

El plástico, aliado de la higiene y la conservación

Ampliamente utilizado para envases en la industria agroalimentaria, el plástico aparece rápidamente como un material fiable en términos de higiene y seguridad. Además de ser económico, tiene muchas cualidades que promueven la buena conservación de los alimentos. De hecho, un alimento bien envasado es un alimento consumible de forma segura.

Al transportar y almacenar alimentos, el plástico los preserva de la luz (incluidos los rayos ultravioleta), así como de microbios o mohos. ¿Sabía que, por ejemplo, el periodo de conservación de la carne de res se puede prolongar de 5 a 10 días.  Esta duración puede incluso ser mayor si se opta por una de las soluciones de envasado de plástico más avanzadas.  Por último, su ligereza es un activo real para el transporte de productos. 

Altamente resistente al calor y al frío, el plástico es un aliado de elección para la realización de diferentes técnicas de conservación como esterilización, envasado al vacío o la liofilización (un método de desecación que consiste en congelar un alimento y luego reducir la presión circundante para permitir que el agua congelada en el material se sublime).

Además, la transparencia del plástico permite visualizar el producto sin tener que abrirlo, garantizando así la conservación de la higiene y seguridad de los alimentos.

El plástico es finalmente un buen aliado en la lucha contra el desperdicio de alimentos. Sus cualidades de envasado prolongan el periodo de conservación de los alimentos y conservan sus sabores y propiedades nutricionales. También protege los productos más frágiles como la fruta durante el transporte, y por lo tanto limita las pérdidas.

 

El plástico, un material de alta resistencia

¿Sabía que los cascos y trajes de los bomberos están hechos de plástico (en un tipo adecuado para equipos de protección personal)? Esto dice mucho sobre la fiabilidad y la fuerza de este material que también tiene la ventaja de ser ligero. Elegido por profesionales expuestos a los peligros del fuego o los derrumbamientos, el plástico está dotado de un fuerte poder aislante y una gran resistencia, lo que permite amortiguar los golpes.

¿Sabía que necesita 150 grados centígrados más que la madera para quemarse?

Es esta misma robustez y resistencia a las bajas y altas temperaturas lo que nos hace optar por el PVC especialmente para tuberías de distribución de agua, para una solución sostenible y segura.

Estos ejemplos del uso de plástico para fabricar elementos expuestos a condiciones extremas demuestran la fiabilidad de este material “barrera” que conserva su contenido.

Para el envasado, la unión de diferentes tipos de plástico se puede adaptar para satisfacer las necesidades específicas de envasado de cada producto.

Los films de plástico pueden estar constituidos por múltiples componentes, utilizados en capas individuales o múltiples, proporcionando cada material propiedades de resistencia mecánica, resistencia a la temperatura o estanqueidad.

También es necesario elegir un sistema de cierre fiable, que mejore la seguridad y hermeticidad del envase. Soldadura, adhesivo removible, cremallera simple o multiguía, con o sin cursor, etc.

Por último, varios plásticos son actualmente reciclables, una característica que se añade a la lista de razones para elegirlos para el envasado de alimentos, productos textiles o medicamentos.