Según la Association Prévention Attitude, 11 millones de personas son víctimas de un accidente doméstico cada año en Francia. Se trata de la principal causa de muerte de niños de entre 1 y 4 años.

Los envases que contengan productos peligrosos deben cumplir las estrictas normativas europeas y nacionales. Estos requisitos incluyen la obligación de que los envases tengan un cierre a prueba de niños, o CRC (Child Resistant Closure).  Los envases certificados por CRC son a prueba de niños y, por tanto, garantizan un nivel máximo de seguridad y protección para éstos.

En este artículo descubrirá cómo la certificación CRC (Cierre a prueba de niños), garantiza un envase seguro para una mejor protección infantil. 

 

La certificación Child Resistant Closure: un envase a prueba de niños

El ejemplo del tapón de seguridad CRC

El certificado Child Resistant Closure o CRC se otorga a los envases que contienen productos potencialmente peligrosos y dotados de un cierre de seguridad para los niños. El tapón CRC es una de las aplicaciones más extendidas. El envase es entonces la combinación de un continente y un sistema de cierre seguro. El propósito de este sistema es hacer que el acceso al contenido sea más complejo para los niños pequeños, para que tengan dificultades para abrir el cierre de seguridad por su cuenta.

Además, el sistema CRC siempre permite la apertura y cierre de un envase por parte de un adulto gracias a un mecanismo de seguridad adecuado. Existen diferentes tipos de apertura propuestos para los tapones CRC. La idea es combinar dos movimientos diferentes para complicar el acceso y la apertura del tapón por parte de los niños. Los mecanismos “Empujar-Desenroscar”, “Presionar-Girar”, “Presionar-Desenroscar”, “Presionar-Tirar”, etc., se encuentran entre las combinaciones más comunes de movimientos de apertura de tapones CRC en el mercado.

Los tapones de seguridad CRC se utilizan principalmente para asegurar los productos domésticos

La normativa impone fases intensas de tests de acuerdo con las normas de seguridad vigentes en Europa. Así, cada tapón de seguridad puesto en el mercado debe pasar primero una fase experimental de ensayo de apertura llevada a cabo en condiciones reales. Un panel de niños pequeños, así como un panel de adultos prueban la seguridad de la apertura del tapón pero también la de toda la botella. Este proceso de ensayo, que es relativamente largo y costoso para las empresas, es obligatorio en el envasado de productos que contienen elementos peligrosos destinados al mercado europeo.

Hoy en día, la mayoría de los tapones de seguridad CRC utilizan un sistema basado en dos gestos que se realizan simultáneamente. Esta solución, una vez probada, la Child Resistant Closure la ha extendido a casi todos los sistemas de cierre infantil de botellas que contienen productos peligrosos. Cabe señalar que cada modificación del tapón y/o de la botella deberá ser objeto de una nueva homologación mediante un ensayo experimental que verifique la eficacia del sistema de cierre de seguridad infantil.

Estos tapones CRC pesan más y son más grandes que otros tapones destinados a productos no peligrosos. En este contexto, es difícil para los fabricantes prever una optimización real de estos últimos, en particular mediante una reducción del grosor, sin correr el riesgo de una no aprobación durante las fases de ensayo y las cualificaciones de seguridad del producto. Por tanto, encontramos el mismo tipo de tapón de seguridad en el mercado durante muchos años sin que este último haya experimentado ninguna evolución real.

 

Safegrip® by Flexico®: el cierre certificado CRC

Safegrip® by Flexico® el primer  concepto de cierre patentado, certificado CRC (Child Resistant Closure)   

Flexico® ha desarrollado Safegrip®, el primer concepto de cierre patentado certificado CRC (Child Resistant Closure) para envases flexibles disponible en el mercado europeo.

Safegrip® tiene como objetivo limitar los riesgos de accidentes domésticos que afectan a los niños pequeños, y en particular, los relacionados con la ingestión de productos peligrosos o potencialmente corrosivos para la piel. El compromiso de Flexico® de trabajar para mejorar la protección de la infancia fue recompensado dos veces en 2017. El concepto Safegrip® fue galardonado en el concurso Pack The Future en la categoría de beneficio social y recibió un premio en los Oscars de l’Emballage.

El concepto Safegrip® se basa en un sistema patentado que requiere la apertura del envase a través de la coordinación de diferentes movimientos utilizando ambas manos. Este complejo sistema hace que sea más difícil para los niños pequeños acceder al producto contenido en tanto que no pueden abrir el envase en menos de 5 minutos. El sistema Safegrip® está certificado por CRC, pero sigue siendo fácil de abrir y recerrable para adultos y personas mayores. Está equipado con un efecto sonoro y táctil para garantizar su cierre perfecto.

El sistema de cierre CRC desempeña una importante función disuasoria para los niños y, por lo tanto, los protege de los riesgos de intoxicación y envenenamiento relacionados con el contacto de productos peligrosos.

Por otra parte, la aplicación práctica de un sistema CRC puede hacerse con relativa facilidad y rapidez y no requiere ninguna inversión especial. El concepto Safegrip® es rápido de implementar y se adapta a diferentes mercados: detergentes, productos médicos y farmacéuticos, bricolaje, tabaco o sistemas de baterías.

Encuentre todas nuestras certificaciones